2. LOCALIZACIÓN Y DESCRIPCIÓN DE LA CAVIDAD


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "2. LOCALIZACIÓN Y DESCRIPCIÓN DE LA CAVIDAD"

Transcripción

1 6 RAMÓN MONTES BARQUÍN. EMILIO MUÑOZ FERNÁNDEZ. JOSÉ MANUEL MORLOTE EXPÓSITO, SILVIA SANTAMARÍA SANTAMARÍA, ANTONIO J. GÓMEZ LAGUNA. EDUARDO BARREDA GONZÁLEZ-PARDO la Cornisa Cantábrica-. Por otro, que la investigación desarrollada en este estratégico paso biogeográfico, pese a los esfuerzos que últimamente se ha realizado, aún es manifiestamente insuficiente y presenta lagunas notables, en especial en lo relativo a la búsqueda de expresiones artísticas parietales de visualización más compleja que las clásicas pinturas y grabados conocidos en la comarca desde principios de siglo (Sotarriza, Covalanas, El Haza o Venta de la Perra). Pese a todo, el feliz descubrimiento realizado en la Cueva del Rincón y la presente publicación, que creemos viene a cubrir una de estas lagunas y a ampliar sustancialmente el conocimiento que sobre el Desfiladero del Carranza se tenía como enclave de expresiones gráficas paleolíticas, deben ser celebrados como una muy grata noticia, máxime si tenemos en cuenta que con ello se amplía la nómina de estaciones rupestres paleolíticas del País Vasco (de toda la Región Cantábrica), algo que, como es sabido, no ocurre -desafortunadamente- con mucha frecuencia. 2. LOCALIZACIÓN Y DESCRIPCIÓN DE LA CAVIDAD La Cueva del Rincón es la más oriental de las cavidades de Venta de la Perra, sitas en límite provincial entre Cantabria y Bizkaia, aunque dentro ya de esta última provincia de la Comunidad Autónoma del País Vasco. Estas cavidades se ubican en el extremo oriental de un potente farallón calizo que se sitúa sobre dicho barrio y en el que, además de las cavidades reseñadas, se abren las cuevas del Arco y Pondra (pertenecientes a Cantabria). Foto 2. Vista del Desfiladero del río Carranza a su paso por Venta de La Perra.

2 LA CUEVA DEL RINCÓN (VENTA DE LA PERRA, CARRANZA -B!ZKAIA-) Y SUS MANIFESTACIONES RUPESTRES PALEOLÍTICAS 7 Figura 1. Localización de la Cueva del Rincón en la Región Cantábrica, y en el Desfiladero del río Carranza. Foto 3. Boca de la Cueva del Rincón (derecha) y de la Cueva de Venta de La Perra (izquierda).

3 RAMÓN MONTES BARQUÍN, EMILIO MUÑOZ FERNÁNDEZ, JOSÉ MANUEL MORLOTE EXPÓSITO, SILVIA SANTAMARÍA SANTAMARÍA, ANTONIO J. GÓMEZ LAGUNA. EDUARDO BARREDA GONZÁLEZ-PARDO Las cuevas de Venta de la Perra, conocidas como El Rincón, Venta de la Perra, Venta de la Perra B, Abrigo de Venta de la Perra, Polvmin y Venta de la Perra D, se sitúan en la ladera sur del Pico del Carlista (elevación perteneciente a la Peña Ranero ), en la margen derecha del río Carranza, en el punto de mayor estrechamiento del valle de este río, es decir, en el inicio del Desfiladero que el río Carranza ha formado en su avance hacia el valle del río Asón, del cual es tributario por la derecha. ciones, análogas a las de la inmediata Cueva de Venta de la Perra, con unas dimensiones de 9 metros de altura por 7 de anchura. La misma se orienta al Sur. La boca da acceso a un amplio vestíbulo de 12 metros de profundidad, con anchuras que oscilan entre Jos 7 metros de la boca y los 3 m de su tramo final, en donde comunica con el desarrollo interior de la gruta, hacia la izquier- El Rincón presenta una gran boca, muy visible, situada a unos 100 metros en línea recta de la carretera Carranza-Gibaja, y a unos 50 m sobre el cauce actual del río Carranza, La misma se ubica en las coordenadas U.T.M.: ; con una altura sobre el nivel mar de 205 metros. El acceso a la cavidad se realiza desde la carretera Gibaja-Carranza, a la altura del barrio de Venta de la Perra, tomando un sendero que desde este punto asciende hasta la base del farallón calizo, a través de un prado de siega de notable pendiente. Una vez en la base del farallón el camino continúa por la base del mismo (en dirección Oeste), recorriendo los accesos a las cuevas de Venta de la Perra y El Polvorín (Los Gitanos), hasta alcanzar, tras un tramo más empinado, la base de la cavidad, en donde finaliza el sendero. La cueva del Rincón posee una boca de grandes propor- Foto 4. Detalle de la boca de la Cueva del Rincón, parcialmente cubierta de vegetación.

4 LA CUEVA DEL RINCÓN (VENTA DE LA PERRA. CARRANZA -B!ZKAIA-l Y SUS MANIFESTACIONES RUPESTRES PALEOLÍTICAS 9 Foto 5. Vestíbulo de la cavidad. da, y con un laminador que da acceso a una salita reducida y colmatada, hacia la derecha. Podemos estimar que la superficie disponible de este vestíbulo para el desarrollo de actividades humanas rondaría los 60 m2, aproximadamente. A 5 metros al interior de la boca, en pleno vestíbulo, aparece un escalón de algo más de 2 metros de altura formado por la erosión intensiva del tramo anterior del vestíbulo y el desplome de algunos bloques del techo. Más al fondo aparece una rampa de colada y grandes bloques desprendidos, sobre la cual se abre la única galería que fonna la gruta. A la derecha de este desplome y hacia el fondo del vestíbulo se abre un laminador -estrecho y bajo- que a unos 5 metros queda cegado, en una salita bastante húmeda y de techo bajo. Todo apunta a que el relleno sedimentario del vestíbulo, actualmente presente únicamente en el centro del mismo, entre el primer salto y la rampa, y con un espesor aparentemente limitado, debió de ser mucho mayor en extensión y en espesor. Algunos pegotes laterales y la morfología de este espacio sugieren que, posiblemente en fases prehistóricas, el relleno debió de ser más homogéneo y recubrir prácticamente toda la superficie del abrigo de entrada, alcanzando incluso el nivel donde se ubica actualmente el paso hacia la galería interior. Distintos procesos erosivos, tanto naturales como antrópicos (como solifluxiones, caída de bloques del techo que habrían empujado hacia el exterior el paquete sedimentario, erosión de la ladera exterior que habría acusado el desni-

5 lo FERNÁNDEZ, JOSÉ MANUEL MORLOTE EXPÓSITO, LAGUNA. EDUARDO BARREDA GONZÁLEZ-PARDO vel del relleno y acelerado su precipitación por gravedad a favor de la ladera, o el uso del abrigo como aprisco de ganado ovicaprino), pudieran haber provocado -a lo largo del tiempouna importante pérdida del registro sedimentario el cual, muy probablemente, contendría evidencias de las ocupaciones humanas prehistóricas registradas en la cavidad. Como apuntábamos anteriormente, al fondo del vestíbulo, y por encima de la rampa conformada por la colada y los bloques, se produce una bifurcación; hacia la derecha, el laminador cegado (que presenta hasta 5 metros de desarrollo), y hacia la izquierda, el desarrollo hipogeo de la cavidad, de unos 35 metros en forma de galería ligeramente sinuosa, pero de tendencia lineal y bastante horizontal. Tras superar la rampa de acceso, desde el vestíbulo, la única galería que conforma la cavidad (que en general no presenta alturas superiores a 1,5 metros a lo largo de todo su desarrollo) se interna a modo de corredor de unos 5 metros lineales por 1,5 m de anchura, que desemboca en una primera sala, de unos 4 x 2 metros, en cuya parte izquierda aparece un laminador reducido (de 7 x 1 metros) que -a su vez- conduce a la segunda sala de la gruta. Estas dos primeras salas se unen, además de por este laminador, por un corredor de 3 m de longitud por unos 2 de anchura. La segunda sala presenta unas dimensiones de 8 por 4 m, estando dividida mesialmente por una hilera de columnas; el tramo derecho acaba siendo accesible, el izquierdo, por el contrario, no permite continuar al aparecer una gran colada y numerosas formaciones litogenéticas. minales, las cuales son más bien rectas. La primera de ellas, en donde se ubican las primeras representaciones rupestres, tiene unas dimensiones de 6 por 1,5 m, presentando una columna en su tercio final y una potente colada en su pared izquierda que se prolonga también por la pared izquierda de la última galería, a la cual se accede desde un pequeño paso entre columnas estalagmíticas situado al fondo izquierda de la primera galería terminal. En la última galería, de unos 6 por 1,6 m, aparecen coladas en su pared izquierda (en donde se ubican los principales grabados de la cavidad), y algunas columnas de pequeño tamaño adosadas en su pared de.recha. Al fondo de esta galería, y bajo una diaclasa muy pronunciada del techo (en donde se observan algunas manchas de ocre rojo), aparece un reducido agujero a ras de suelo -impracticable- por donde sopla aire y es observable, introduciendo una linterna, que la cavidad continua, si bien por una galería de escasos 20/30 cm de altura, por otros tantos de anchura (hasta donde es posible observar). La gruta es bastante lineal y presenta una orientación general constante hacia el Norte. Por toda la cavidad aparecen abundantes formaciones litogenéticas, como coladas, estalactitas, mogotes estalagmíticos y algunas columnas. Dados sus caracteres, podemos afirmar que se trata de un sumidero fósil con actividad reconstructiva regresiva, actualmente limitada a la formación de algunas estalactitas y, en mucha menor medida, a aportes calcíticos en forma de coladas residuales. Al fondo de la segunda sala aparece un estrechamiento que comunica con una galería algo más amplia y bastante rectilínea, de 8 m de longitud y 2,6 m de anchura máxima. Al fondo de esta galería se abren tres pequeños pasos que permiten el acceso a las galerías ter-

Sitemap